Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

En esta caja escondemos objetos o juguetes y ellos tienen que meter sus manitas por las distintas texturas hasta encontrar los distintos elementos.

El método de la “caja mágica” y otros similares son un buen medio para potenciar el conocimiento del entorno a través de la experimentación por diferentes vías sensitivas. Toda la información del entorno que recibe un niño proviene de los sentidos.

Este tipo de estimulación favorece las funciones cognitivas básicas. Esta capacidad del cerebro para adaptarse a nuevas situaciones, exigencias o estímulos es lo que se denomina la plasticidad cerebral, y establece una mayor red de conexiones de células cerebrales. Esto permite la adquisición de una mayor riqueza en las funciones cognitivas y potencia el lenguaje, la creatividad, la memoria, el razonamiento, la resolución de problemas, la percepción…

A través de estas cajas, podemos ofrecerle estímulos sonoros, visuales, táctiles, olfativos, gustativos y kinestésicos, toda una fuente de información que mejorará su experimentación e interacción con el mundo exterior.